domingo, 14 de junio de 2009

Refused - The Shape of Punk to Come: A Chimerical Bombination in 12 Bursts (1998)








El último concierto de Refused fue en el sótano de la casa de Fred Ziomek, guitarrista de la banda metalcore Darkest Hour. Después de una gira por Estados Unidos, la banda, completamente en tensión y en constantes peleas, decide disolverse con un último concierto improvisado en la casa del guitarrista de sus compañeros de cartel el 6 de Octubre de 1998. Todo era caótico y a las pocas horas debían irse al aeropuerto. Sin embargo, las cerca de 400 personas y la policía que llegó para "cortar" el show en la cuarta canción, le dio el toque punk y contestatario al último "concierto" de una de las bandas emblemáticas del hardcore punk sueco de los 90's.

A fines de los 70's, el hardcore punk (o hardcore o punk simplemente, cómo usted quiera llamarlo) era propiedad exclusiva de Estados Unidos e Inglaterra y, claro, algunos países como Argentina, México y España también tuvieron lo suyo durante esos años (principalmente a inicios de los 80). Sin embargo, en la década del 90 surge una especie de "nueva ola" del hardcore, renovando y transnacionalizando (para utilizar el lenguaje liberal de la época de la transición) un movimiento "tan propio" de algunos lugares. Así, el año 1991 se forma Refused en la localidad de Umea, Suecia. La banda, compuesta por Dennis Lykzén (voz), David Sandstrom (batería y guitarra), Kristofer Steen (guitarra, batería, bajo) y Jon Brannstrom (voz y guitarra), se caracterizó por imponer un sonido rupturista con esa "tradición" que venía del hardcore, incluyendo elementos de la electrónica (influenciados principalmente por sus contemporáneos alemanes de Atari Teenage Riot), sonidos jazzeros y una fuerza única para una banda "sueca" (como ellos mismos decían). Además, unas letras impregnadas por la "ideología" (según algunos) anarquista. Las referencias a Bakunin, Malatesta, luchadores como Durruti y el movimiento situacionista, liderado por Debord, están presentes en todos los discos y son parte, además, de la ética de trabajo de la banda, siempre alejada del "mainstream" por mucho que su último disco haya caído en ese infame lugar. La banda editó tres discos (This Just MightBe the Truth, 1994; Songs to Fan the Flames of Discontent, 1996; The Shape of Punk to Come: A Chimerical Bombination in 12 Bursts, 1998), un single y unos cinco EP's. The Shape of Punk to Come... fue su último álbum.

The Shape of Punk... significó un "salto" para Refused. Pasó de ser un grupo que se movía por el underground a una banda de "alcance" mundial, lo que le valió una gira por Estados Unidos, significando, asimismo, la ruptura de la agrupación. El sonido de The Shape of Punk... es, en esencia, hardcore. Pero, a la vez, implica una renovación del característico sonido que, para los miembros de la banda, estaba cada vez más "institucionalizado" y reglamentado, lo que impedía a muchos ir más allá, manteniéndose pegados en el contexto musical de los 80. Por eso mismo, la referencia a la electrónica (al igual que Atari Teenage Riot), el jazz y estructuras menos caóticas, también son parte esencial del disco y la música de Refused. Igualmente, la intención de recuperar la verdadera esencia del punk, recurriendo a la influencia de bandas seminales como The Stooges o el catálogo de Dischord con Fugazi y Nation of Ulysses, entre otros, resulta evidente al escuchar The Shape of Punk... Eso, sumando las incendiarias letras de Lykzén, todas enfocadas a criticar, remecer y denunciar al capitalismo, no sólo quedándose en la "retórica" facilista, sino que también en el campo de acción, hizo que Refused adquiriera notoriedad dentro del punk sueco. Quizás esto último caracterizó fuertemente a la banda, así como a Atari Teenage Riot, quienes no tenían ningún problema en tocar frente a la policia en las marchas del 1 de mayo o incitar directamente a la violencia en sus conciertos (vea a Atari Tennage Riot aquí)

Después de esos 7 años agitados, Refused deciden separarse. Además de su último concierto, publican una "nota de prensa" titulada Refused are fucking dead, donde, con una retórica revolucionaria, señalan el por qué de su separación y un llamado a que todos quemen sus fotos y que no darían ninguna entrevista a la prensa. Así, la nota termina con un Refused are dead- Long live Refused
bájalo aquí

Y mira:
New Noise:

1 comentario:

fruta dijo...

que tiempos aquellos....